Favx

FAVX-INTERIOR

Suenan como un trueno de metal caliente, pero esquivan el género con ironía, aduciendo que “el hard rock ya no mola y hay que quitárselo a los jevis”. No hacen hardcore ni post-punk, aunque a veces simulen un cruce enloquecido entre Minor Threat y unos The Fall en plena erección millennial. Rock urbano ajeno al ladrido decimonónico de las viejas glorias patrias. Estos chicos son capaces de cualquier cosa con tal de hacer vibrar el escenario e indudablemente forman parte de una nueva prole de bandas criadas al amparo de ese ideal “hazlo tú mismo” que imprimen las redes sociales. Bebiendo como cosacos de fuentes dispares, el trío madrileño ha logrado meterle doblada su coartada retrofuturista a la generación Ray-Ban, decodificando una narrativa que por lógica debería resultarles ajena y canalizando su mensaje dentro de un nuevo imaginario en el que los géneros ya no funcionan por contraposición. Comparados con bandas como Sonic Youth, Fugazi o Slint, a ellos lo mismo les da por ejercitar el moshing en un ademán de lunático nihilismo generacional que se declaran seguidores de Dellafuente o de los vídeos de Lorde. Una locomotora noise-punk funcionando a la manera en la que entendieron el género los primeros Sebadoh, los Butthole Sufers más ásperos o los Dinosaur Jr. de ‘Freak Scene’. Su primer disco oficial, ‘Welfare’ (Miel de Moscas/ Burger Records, 2018), es un cajón de sastre que suena igualmente a Flipper, Yuk, Parquet Courts y Refused. El relevo necesario dentro de la escena alternativa nacional.

TAGS: Rock, punk, noise, post-hardcore.

Te gustarán: Tanto si naciste en los noventa como si no.